logo
 
?

бездепозитный бонус онлайн казино при регистрации

Son traviesos pero no hacen daño y quienes conviven con ellos aseguran que los ven, los escuchan y hasta les sacan fotos con cámaras especiales.

Los investigadores de duendes estan seguros de su existencia, pero no pretenden convencer a nadie.

Invitan a pensar que existe un mundo que está mas allá de lo que se ve o se puede explicar.

A lo largo de la historia las hadas y los gnomos, los llamados seres elementales de la naturaleza, han sido protagonistas de relatos, leyendas y cuentos.

Para algunos sólo es pura fantasía y para otros un fiel reflejo de esas entidades normalmente invisibles que nos rodean.

Inexplicable objetos que cambian de lugar, desaparecen y vuelven a encontrarse; ruiditos de inhallable origen; mascotas absortas, tirando mordiscos al aire..

Porque estos pequeños seres existen y no sólo en los cuentos, aseguran Liliana Chelli y Nayra Lee, con chapa de investigadoras del mundo feérico formado por gnomos duendes y hadas, y a quienes no les da nada de vergüenza confesarlo."De chiquita empecé a verlos, conversaba y jugaba con ellos.

Mi mamá pensaba que era un amiguito invisible y me mandó al psicólogo.

Pero yo los veía, no era una invención", cuenta Liliana detrás de su escritorio repleto de fotografías e imágenes de duendes.

La oficina parece un pequeño bosque, con estantes cubiertos por plantas y más hombres pe ueñitos.

Algunos, los visibles, son de barro o arcilla, con barbita y sombreros de colores.

Otros, los invisibles, andan dando vueltas por ahí: "¿Escuchás?